«Fue un infierno», aseguran las privadas de libertad que sobrevivieron y que libraron la muerte en la cárcel femenina de Támara, son 72 sobrevivientes las que en el ataque que se generó ayer desde tempranas horas en la cárcel lograron librarse de la muerte, las mujeres corrieron a refugiarse al centro Renaciendo, que está contiguo a la cárcel de mujeres. La versión que da una de las privadas que sobrevivió, detalla que ese anexo las salvó de la muerte.

“Era el infierno, había que salvarse porque hasta las que no somos de los grupos de maras y pandillas estábamos en el objetivo y no quedó más que buscar refugio y gracias a Dios el anexo del centro Renaciendo nos salvó”,las privadas escuchaban los lamentos de las féminas que morían bajo las llamas, los disparos, «era como una guerra», señalan e incluso «estallaron explosivos»,“Los minutos eran eternos, solo queríamos salvarnos las compañeras no pudieron salir y murieron, fue el infierno vivo el que se vivió”

Hugo Maldonado, presidente del Comité de Derechos Humanos de Honduras (Codeh), asegura que fue un enfrentamiento el que se escenificó en la cárcel femenina en Támara,“Todo comenzó en la panadería de PNFAS, fue tal el extremo que desde buena mañana tenían el control. Metieron fuego a las bartolinas y por eso el número de personas calcinadas es grande”, lamenta. «Las mismas autoridades permitieron el ingreso de armas de alto poder», lamentó una sobreviviente del infierno en Támara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *